sábado, 30 de agosto de 2014

Capitanich tildó en Bariloche de orgullo nacional y soberanía tecnológica al satélite de telecomunicaciones Arsat-1capi


El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, calificó el traslado del Arsat-1 desde Bariloche a Guayana francesa para su lanzamiento de "orgullo nacional y soberanía tecnológica". Destacó: "Argentina es uno de los ocho países del mundo con satélite propio de comunicaciones". (foto: Bariloche 2000.)
Al encabezar la ceremonia de despedida del primer satélite geoestacionario argentino "ARSAT-1", que será trasladado  hacia su sitio de lanzamiento en la Guayana Francesa., el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó que la producción de un satélite argentino como el ARSAT1 responde a una "política de Estado" y consideró que "el pueblo argentino debe estar orgulloso de los científicos" que llevaron adelante este emprendimiento.

Junto al titular de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, Capitanich, desde el aeropuerto de Bariloche donde se ubicará al satélite a bordo de un avión ucraniano para su traslado a la Guayana Francesa, dijo que "muchas veces se pretende denostar al Estado, pero de este emprendimiento participaron dos empresas del Estado como ARSAT e INVAP, por lo que Argentina es uno de los ocho países con esta tecnología".


El funcionario recorrió con la comitiva el avión ucraniano que trasladara el container con el satélite que brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicios de datos y telefonía sobre IP a todo el territorio nacional.

El primer satélite geoestacionario diseñado y construido íntegramente en argentina será transportado desde el aeropuerto de Bariloche hacia Cayenne, la ciudad capital de la Guyana Francesa, donde será lanzado al espacio desde el Puerto Espacial de Kourou a mediados de octubre. 
El traslado será realizado en un avión Antonov, que cuenta con las dimensiones necesarias para cobijar al satélite.


Capitanich pormenorizó que la inversión para la construcción y puesta en órbita del Arsat-1, ronda los 270 millones de dólares, recursos que se "recuperarán" y pemitirá la generación de utilidades para "seguir invirtiendo" en el desarrollo científico y tecnológico. “Constituye una política de Estado”, resaltó.

En conferencia de prensa y acompañado por la Intendenta de Bariloche, María Eugenia Martini, y el senador Miguel Pichetto, subrayó la impronta del Gobierno Nacional en la búsqueda de “soberanía en materia de ciencia y tecnología”.


En una misma línea, destacó que el diseño y el desarrollo de la tecnología fue provista por la empresa INVAP, que “tiene reconocimiento internacional”.

Señaló, en ese sentido, los vaivenes de la firma (antes del año 2003) cuando contaba con sólo 250 empleados y hoy la cantidad de personal alcanza las 1200 personas. Capitanich destacó que Bariloche “tiene el coeficiente de cantidad de científicos y técnicos más alto del país”, al tiempo que la Intendenta de Bariloche, detalló que el 10 por ciento del Producto Bruto Interno de la ciudad proviene del área tecnológica.


El Jefe del Gabinete Nacional recordó que en la última década, se repatriaron cerca de 1100 científicos, que padecieron “años de frustración” y emigraron de manera “forzosa”.

Pero “hoy estamos recuperando soberanía estratégica tecnológica, y el orgullo de ser argentinos, con recursos humanos que se amparan en la educación pública, de calidad, que incluye”.

Sobre el Arsat-1, resaltó “su particularidad: servirá a todo el territorio nacional. Se trata de un hecho muy relevante, que permite el acceso a la tecnología” sin distinciones.

Sintetizó que esta política pública adoptada por el Gobierno Nacional, es una “visión a largo plazo, que interpela a todos los argentinos. Hoy es un día memorable en la Argentina”, expresó.

Por otra parte, y en tono irónico, dijo que “espera” que mañana (por este domingo) las tapas de los diarios difundan el traslado del satélite, “que es fruto del esfuerzo de los trabajadores argentinos”, y que estará ubicado “a 36 mil kilómetros de distancia en órbita”.

Detalló que ya fue completada la certificación del pre embarque del Arsat-1, lo que implica que se cumplimentaron los requisitos necesarios para esa etapa.

Y puntualizó que “la vida útil de este satélite, de 15 años, implica recuperar lo invertido, y generar excedente para reinvertir en próximos satélites. 
En Argentina necesitamos cuatro satélites más para generar independencia y autonomía para los servicios. 
Los satélites que no son propios implican (erogaciones) en royalties (regalias), que se traducen en dólares que se van, y trabajo que no se crea”, planteó.



Por último, Capitanich hizo hincapié en que muchas veces “nos detenemos en problemas coyunturales, pero no en las perspectivas de futuro, en virtud de las inversiones (encaradas por el Gobierno Nacional) del pasado reciente”. 
Que representan una “plataforma extraordinaria de progreso sustantivo, para los próximos años”. Y que “deben ser debidamente merituadas”.

Siempre en conferencia de prensa, evaluó que el acontecimiento que lo trajo a hasta Bariloche este sábado, “debe ser valorado por el pueblo de la Nación y de Bariloche. Festejemos, con conciencia de que el esfuerzo vale la pena”, selló Capitanich.

El avión Antonov que trasladará al Arsat-1 al aeropuerto de Cayenne en Guayana francesa aterrizó a las 11,30 en la estación aérea de Bariloche.
Visita a la planta

El presidente de Invap, Horacio Osuna, y el gerente general Héctor Otheguy, encabezaron la comitiva de directivos y científicos, que de acuerdo al área visitada fue sumando interlocutores, en especial el jefe del Proyecto ARSAT1 por la empresa, Ignacio Grossi, y el gerente de Asuntos de Gobierno, Marcelo Bacigalup.


Comenzaron por el salón de armado de radares, donde hay un gran plato de un radar meteorológico, además de equipamientos en desarrollo gigantografías de radares de control de vuelos comerciales y de los radares tridimensionales.

En este sector Capitanich repasó el progreso del país desde los cuatro radares monopulso que había en 2003 hasta los 22 provistos por Invap y ya instalados en todos los aeropuertos del país. 
También recordó que uno de los radares tridimensionales, de seguridad aérea, donados por España fue instalado en Chaco, cuando él gobernaba la provincia.

Luego pasaron a la gran sala de Integración Satelital, donde está ya terminado el ARSAT2, y le explicaron que el próximo paso de este satélite será en el laboratorio contiguo de CEATSA, donde recibirá las pruebas ambientales.

También lo ilustraron sobre el desarrollo hecho desde hace más de 30 años en materia de energía nuclear y reactores científicos, proceso con el hito de la venta a Australia del Opal, para fabricación de radioisótopos para investigación y medicina, que implicó diez años atrás el ingreso de divisas por 200 millones de dólares, la exportación unitaria más importante de la historia del país.


“En ese caso no sólo competimos con los principales fabricantes del mundo en estos reactores, sino que no éramos la opción más barata”, afirmó Otheguy.

“Esto echa por tierra que las empresas del Estado no sirven”, contestó Capitanich, antes de seguir requiriendo información sobre la facturación de la empresa -200 millones de dólares al año-, el personal -1.200 empleados- y otros aspectos de la firma.

Con orgullo, Otheguy completó: “igual que en los radares, satélites y reactores, la eficiencia administrativa está al mismo nivel, y eso es fundamental en nuestro crecimiento”.


De Vido: "El Arsat-1 es otra realidad concreta"


El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, consideró que el lanzamiento del primer satélite de telecomunicaciones 100 por ciento nacional, Arsat 1 es un gran logro y otra realidad concreta que deja este modelo de crecimiento, desarrollo, e inclusión social.
Recordó el ministro que este logro de la gestión que lleva a cabo la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, es producto de la decisión estratégica que trazó Néstor Kirchner en pos de implementar una política comunicaciones y aeroespacial inclusiva, soberana y con fuerte impulso a la industria nacional y a las capacidades de los técnicos argentinos.

“Luego de ocho años de planificación, investigación y desarrollo, el primer satélite geoestacionario íntegramente diseñado, construido y testeado en el país, el ARSAT-1, será enviado desde Bariloche hacia la Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio exterior a mediados del mes próximo”. 
Previo a su viaje a China, el ministro De Vido explicó que de esta manera nuestro país ratifica su pertenencia al selecto grupo de diez naciones en el mundo con capacidad de construir sus propios satélites, algo que hace poco más de una década parecía imposible de lograr”.

“Este camino hacia la soberanía satelital fue iniciado por el presidente Néstor Kirchner, cuando tomó la decisión estratégica de recuperar la gestión del espacio radioeléctrico -cedida en los noventa a la empresa francesa Thales Spectrum- y anular la concesión de la posición orbital Nº 81 a la empresa Nahuelsat, frente al riesgo de perderla por falta de uso”.

“Esta misma convicción política se manifestó en la posterior creación de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), en el ámbito del ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, para llevar adelante la política de telecomunicaciones de nuestro país, frente al desafiante objetivo de construir un satélite de telecomunicaciones propio que ocupará las posiciones orbitales asignadas a la Argentina”.

“Por decisión del Gobierno Nacional, se dejarían de alquilar satélites en el exterior, como históricamente se había hecho. 
Así comenzó el diseño y la construcción del ARSAT-1 junto a la empresa INVAP, que realizó un trabajo de investigación y desarrollo excepcional, digno de una firma de primer nivel a escala mundial”.

“Hoy nuestro satélite ya es una realidad y una vez en órbita, brindará servicios de video, televisión, internet y telefonía a toda la nación, ofreciendo conectividad de igual calidad en todo el territorio. 
Se trata de una prueba fehaciente de los esfuerzos del Estado Nacional por reducir la brecha digital, y construir una Argentina que garantice el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones.”

“El ARSAT-1 será controlado desde la Estación Terrena Benavidez de ARSAT. Allí los especialistas podrán hacer el seguimiento, interpretación y ejecución de comandos que permitan llevar al satélite a 35.786 km de altura y ubicarlo en la posición 71,8° de longitud Oeste, donde quedará orbitando sobre el plano ecuatorial para ofrecer servicios de telecomunicaciones a nuestro país”.

“El desarrollo del ARSAT-1 nos llena de orgullo porque es una producción íntegramente argentina. Demandó más de un millón de horas de trabajo por parte de expertos en ingeniería satelital y operarios de distintas empresas y organismos que participaron de la misión, en un esfuerzo científico y tecnológico sin precedentes. 
La seriedad y el compromiso de todos los involucrados fue clave para este éxito, y es un claro ejemplo de que no hay límites para nuestro desarrollo si existen las convicciones políticas y las decisiones estratégicas, tal como siempre nos inculcaron Néstor Kirchner y nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

“Construido y controlado desde Argentina, el ARSAT-1 será la primera misión espacial completa de Latinoamérica y el puntapié inicial del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino, que ya está abocado a la construcción y lanzamiento de ARSAT-2 y ARSAT-3.

Con la satisfacción que nos genera este objetivo cumplido, miramos al futuro, y seguimos trabajando por una patria cada vez más justa y soberana”.


Acto en Bariloche por la partida del Arsat 1 a Guayana

La despedida del primer satélite fabricado en el país desde Bariloche contará con la participación del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, y el titular de Arsat, Matías Bianchi. Un Antonov AN-124 lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne.
El acto oficial estará encabezado por el jefe de Gabinete de Ministros Jorge Capitanich, también estarán presentes el Ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao, el secretario de Comunicaciones Noberto Berner,  el presidente de ARSAT Matías Bianchi y el senador del Frente Para la Victoria por la provincia de Rio Negro Miguel Ángel Pichetto, junto a otros funcionarios nacionales, provinciales y municipales. 

El festival en el Centro Cívico comenzarán a partir de las 10 de la mañana. Habrá actividades de todo tipo, con muestras y exposiciones, la participación de artistas locales y nacionales como La Mancha de Rolando y Científicos Del Palo.

La jornada será transmitida en vivo por la TV Pública, que también cubrirá la partida del ARSAT 1 desde el aeropuerto de Bariloche en un avión Antonov, uno de los más grandes del mundo.El artefacto será trasladado por tierra desde la sede de Invap, en Bariloche, hasta el aeropuerto de esa ciudad.

El avión que lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne será un Antonov AN-124 que llegará a las 10 y será recibido con un bautismo de agua.

En simultáneo se realizará un “festival popular” en el Centro Cívico de Bariloche. Una vez en Guayana Francesa, el satélite de telecomunicaciones será transportado hasta Kourou, la ciudad en la que tiene su centro espacial Arianespace, el consorcio conformado por el Centro Nacional de Estudios Espacial francés y todas las empresas espaciales europeas.

El satélite demandó una inversión de 250 millones de dólares y permitirá brindar servicios a toda la Argentina e incluso a países vecinos.

De este modo, Argentina se suma al selecto “club” de países que producen este tipo de satélites, integrado sólo por Estados Unidos, Rusia, China, Japón Israel, India y la Eurozona.

Una vez en órbita, el satélite brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicios de datos y de telefonía sobre IP a todo el territorio nacional y países limítrofes.


Aprestan el primer satélite nacional de comunicaciones


El secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, destacó al despedir en Bariloche al Arsat-1 que será trasladado a Guayana para su lanzamiento que el logro se debe al ex presidente Néstor Kirchner" porque "en lugar de pensar en las siguientes elecciones lo hizo en los futuros 15 ó 20 años del país"
Berner asiste en Bariloche a la despedida del satélite ARSAT1, que será trasladado a Guayana Francesa para su lanzamiento y puesta en órbita, y consideró que “este hito en la industria satelital argentina nunca hubiese sido posible sin un presidente como Néstor y una presidenta como Cristina Fernández de Kirchner, que apuestan a desarrollos para las próximas generaciones”.

“Nadie puede decir que la fabricación, lanzamiento y manejo de un satélite sea una cuestión electoral. Ni Néstor ni Cristina piensan en eso, sino que diseñan políticas de Estado a futuro, y eso los hace estadistas”, dijo el funcionario.
Berner recordó que en los 90 Argentina estuvo a punto de perder las dos posiciones orbitales de satélites de comunicaciones que posee por administración de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (de la ONU), la 71 y la 82 Oeste, por no usarlas.

El país alquiló un satélite a la empresa privada extranjera Nahuelsat, que en el año 2000 abandonó la concesión nacional, y las posiciones argentinas volvieron a estar en riesgo.

“Estas posiciones son recursos naturales escasos, porque son lugares en el espacio que están y no se pueden crear nuevos. 
Las asignadas a Argentina permiten a un satélite ‘iluminar’ nuestro territorio completo, incluidas las islas Malvinas y la Antártida, además de la región, todos sitios en los que se pueden prestar servicios satelitales”, explicó Berner.
Agregó que si Argentina perdía las órbitas, el organismo internacional se las hubiese adjudicado a otro país que las demandara, y en una lista importante el primero en pedirlas era Gran Bretaña.

“Por eso el presidente Kirchner resolvió estratégicamente defender las órbitas, recuperar para Argentina el servicio satelital, hacerse cargo del satélite Nahuelsat e incorporar otro, el ANC6, también de origen extranjero. 
Pero lo más importante es que decidió desarrollar satélites de comunicaciones propios”, afirmó.

Así, Kirchner creó la empresa ArSat en 2006, conformada con especialistas en el tema satelital formados con el Nahuelsat y el ANC6, y dispuso recursos y un plan espacial para la fabricación de tres satélites de comunicaciones, recordó.

El primero, ARSAT1, viaja a Guayana Francesa. 
El ARSAT2 ya fue construido por Invap y tiene fecha de lanzamiento para julio de 2015, y el ARSAT3 aún está en diseño. 
Cada uno supera en prestaciones al anterior, y amplía el área y calidad de cobertura. 
El programa prevé alianzas con los países de la región y prestación de servicios en Estados Unidos y otros países de fuerte desarrollo en el sector.

“Argentina no sólo no perdió un recurso clave. Dejó de perder divisas en este servicio, es uno de los ocho productores de satélites de comunicaciones, y se sumó al grupo que puede producirlos para exportarlos. 
El país está en un lugar muy relevante en el mundo satelital”, definió Berner.

El funcionario resaltó que “todo esto Néstor lo definió cuando Argentina estaba saliendo del infierno, lo que lo hace mucho más valorable. 
Eso es lo que diferencia a un pragmático, que como mucho hubiese comprado o alquilado un satélite, de un estadista como él”.

Agregó que Kirchner decidió, entonces, la inversión de 260 millones de dólares y la puesta en marcha de trabajo de un millón de horas hombre, “sabiendo que los resultados no llegarían enseguida”.



martes, 19 de agosto de 2014

De Vido evaluó el nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II


El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se reunió con el titular de la Comisión Nacional de Actividades Aeroespaciales (Conae), Conrado Varotto, para evaluar el ensayo de las pruebas del futuro lanzador de satélites Tronador II, realizado exitosamente el viernes pasado.
Durante el encuentro, en la sede de la Conae, las autoridades del organismo y los técnicos que participan del Proyecto Tronador II brindaron detalles al ministro acerca del satisfactorio ensayo del vector VEX 1 B, que concretó un vuelo de 27 segundos alcanzando una altura de 2.200, en el que se probó el sistema de propulsión y el de navegación, guiado y control, y sirvió para verificar la madurez tecnológica del Proyecto.
 
“Hicimos un análisis de la prueba hecha el viernes pasado con todo éxito en Punta Indio, donde está instalada la planta de lanzamiento para el VEX 1, que es el vector 100% nacional que anticipa lo que va a ser el cohete Tronador 2 y 3, que va a permitir poner en órbita satélites de hasta 750 kilos”, explicó De Vido
 
Detalló que “se está haciendo la ultima o anteúltima prueba desde Pipinas, provincia de Buenos Aires, y luego las próximas pruebas, de mayor magnitud, se van a trasladar a la Base Naval de Puerto Belgrano, donde se está construyendo la base de lanzamiento definitiva y desde donde saldrán los cohetes para colocar en órbita satélites nacionales, diseñados y fabricados en nuestro país, y de terceros países”. 
 
Además agradeció al personal de la Conae, en nombre de Presidenta, y los felicitó por el “éxito de esta misión”, lo mismo que a la Universidad de la Plata y al GEMA, instituto donde la universidad trabaja en conjunto con la Conae.
 
El ministro destacó este “importante proyecto para que la Argentina pueda acceder en forma soberana al espacio, a los efectos de hacer uso pacifico del mismo, como hacen hoy en día 10 países”.  


 
“De lo que hay que hablar es de crecimiento, de poder incorporarnos como uno mas”, dijo y subrayó que “seríamos uno de los primeros, 

Brasil ha hecho unos intentos pero nosotros estamos llevando adelante la vanguardia tecnológica con este programa, del cual el VEXB, que se lanzó el viernes, es el primer paso”.
 
El vehículo VEX 1B es el segundo de una serie de 3 a 6 cohetes experimentales a lanzar como prototipos para perfeccionar el lanzador satelital Tronador II, y tiene una altura de 14,5 metros, equivalente a un edificio de 5 pisos, pesa 2,8 toneladas y alcanza una velocidad máxima de 828 kilómetros. 
 
De acuerdo a los resultados se realizarán más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente, el VEX 5, para luego pasar al Tronador II, que podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilos y será lanzado desde Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires.  



El INTI prueba sus memorias en el espacio


Con el lanzamiento del satélite argentino BugSat-1, ya están en el espacio las memorias electrónicas desarrolladas especialmente para afrontar condiciones adversas, como radiación, cambios abruptos de temperatura y presión. Su diseño es fruto del trabajo conjunto del INTI, la CNEA y el Conicet.
El proyecto “MeMOSat01” es un desarrollo interinstitucional que va a permitir evaluar el desempeño de memorias electrónicas no volátiles (capaces de conservan la información almacenada, son consumo de energía, durante cierto tiempo) en ambientes espaciales. 
Se trata de una placa electrónica desarrollada especialmente para probar el desempeño de las memorias, que a diferencia de las convencionales hechas de silicio, se construyen con óxido de metales de transición.

El desarrollo de este tipo especial de memorias surge a través de un trabajo conjunto realizado entre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Conicet y el INTI. 
"Son memorias resistivas: dos placas de metal con un óxido entre medio, con propiedades de resistencia eléctrica que pueden guardar un bit de memoria.

Una de las ventajas que tienen estos dispositivos es que son muy factibles de miniaturizar y poseen gran robustez, por eso se los está probando para aplicaciones satelitales.", explica Pablo Levy, investigador de la CNEA y uno de los responsables de este proyecto.


Dichas memorias fueron desarrolladas y probadas, a escala de laboratorio, en la sala limpia del Laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB). 
Lo que se busca es que puedan ser utilizadas en ambientes hostiles, soportar movimientos bruscos, golpes, radiación y cambios de temperatura y presión.

Si bien en estas pruebas los dispositivos demostraron soportar condiciones extremas, esta es la primera vez que serán utilizadas en el espacio. 
“El lanzamiento del microsatélite argentino, el BugSat-1 permitió poder enviar una placa de control electrónica con memorias basadas en esta tecnología al espacio” comentó el doctor Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio CMNB del INTI.

“Poder probar las MeMOSat en órbita es muy importante porque allí van a estar expuestas a ciclados térmicos y radiación”, explicó Golmar. 
El objetivo es comunicarse una vez por día con el satélite BugSat-1 para que envíe información sobre el funcionamiento de la placa y de las memorias. 
“Aunque el microsatélite se envió al espacio en junio, el trabajo final de investigación que estamos realizando es a tres años. 
Actualmente pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona”.

El BugSat-1, conocido comercialmente como “Tita”, en honor a la actriz Tita Merello, es el tercer satélite que la empresa Satellogic lanza al espacio, pero el primero de una nueva serie que ofrecerá servicios comerciales en el espacio, desde la toma de imágenes hasta la geolocalización, la transmisión de TV o la detección de parámetros ambientales.

Las MeMOSat son únicas en su tipo, con esta investigación los realizadores podrán llegar a conclusiones sobre la conveniencia y factibilidad de utilizar estas memorias en el segmento de la electrónica de uso espacial.



sábado, 16 de agosto de 2014

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

15 de agosto de 2014

El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios informa que esta tarde a las 19.25 se realizó con éxito en Pipinas, provincia de Buenos Aires, un nuevo ensayo de las pruebas del futuro lanzador de satélites 100 por ciento argentino Tronador II, con el lanzamiento del Vehículo Experimental VEX 1 B, que concretó la trayectoria programada volando durante 27 segundos y llegando a una altura máxima de 2200 metros.

Este ensayo, para probar en vuelo el sistema de propulsión y el de navegación, guiado y control, todo de desarrollo nacional, sirvió para verificar la madurez tecnológica del Proyecto.



El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, destacó que “esta prueba constituye un avance más en el camino hacia un desarrollo tecnológico soberano en materia de satélites” y recordó que “es posible por la política que puso en marcha Néstor Kirchner, que continúa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de recuperar capacidades nacionales en sectores estratégicos para el país, como el aeroespacial, con el desarrollo de nuestro propio lanzador, Tronador II, y la construcción de nuestro primer satélite de telecomunicaciones Arsat 1, que será puesto en órbita en octubre desde la Guyana Francesa, además de los de observación de la tierra que podrá lanzar el Tronador II como la serie de arquitectura segmentada SARE”.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

“Todos estos desarrollos 100 por ciento nacionales nos permitirán realizar solos una misión satelital completa, es decir, la construcción de los satélites y su puesta en órbita, que además nos permitirá poner en órbita satélites de terceros, convirtiendo a la Argentina en el único país del hemisferio sur con esa capacidad y uno de los 11 del mundo”, aseguró De Vido y recalcó que “con estas iniciativas se profundiza el proceso de industrialización de la Argentina de sectores de alto valor agregado y alta tecnología”.

El vehículo VEX 1B, es el segundo de una serie de 3 a 6 cohetes experimentales a lanzar como prototipos para perfeccionar el lanzador satelital Tronador II, y tiene una altura de 14,5 metros, equivalente a un edificio de 5 pisos, pesa 2,8 toneladas y alcanza una velocidad máxima de 828 kilómetros.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

De acuerdo a los resultados se realizarán más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente, el VEX 5 para luego pasar al Tronador II, que es el podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilogramos y será lanzado desde Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

El ensayo anterior, el lanzamiento del vehículo VEX 1 A fue realizado en forma satisfactoria el 27 de febrero de 2014 y permitió verificar el funcionamiento correcto de todos sus sistemas y subsistemas por separado por separado.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

Mediante  estos vehículos experimentales se ensayan todas las operaciones requeridas para el lanzamiento de un sistema complejo, que permitirá acceder al espacio con tecnología propia.

Una vez puestos en órbita, estos satélites brindarán información aplicable en agricultura, pesca, hidrología, gestión de emergencias, salud, entre otros fines.

Participan en este emprendimiento nacional, entidades públicas, empresas de base tecnológica y universidades, con un fuerte apoyo de la comunidad y la municipalidad de Pipinas, provincia de Buenos Aires; donde se emplaza el centro de ensayos de los vehículos experimentales en el área de Capetinas.

minplan



El ARSAT-1 ingresó al contenedor que lo transportará para su lanzamiento

El primer satélite geoestacionario argentino ARSAT-1, de 3 toneladas, ingresó al contenedor que permitirá su traslado. 
Primero será transportado por tierra hasta el aeropuerto de San Carlos de Bariloche y desde allí partirá a Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio a mediados de octubre. 
El ARSAT-1 brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicios de datos y de telefonía sobre IP a todo el territorio nacional.
El lunes 11 y martes 12 de agosto en la sede de INVAP, en San Carlos de Bariloche, se realizó la compleja maniobra para ingresar al satélite ARSAT-1 al contenedor que permitirá su traslado. 
El satélite, especificado por ARSAT y diseñado e integrado por INVAP, tiene previsto su traslado por tierra hasta el aeropuerto de Bariloche para el 30 de agosto. 
Un avión Antonov lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne, en Guayana Francesa, con una escala previa en Ezeiza para realizar una recarga de combustible. 
Una vez que arribe a Cayenne, el satélite será nuevamente transportado por tierra hasta Kourou donde será lanzado al espacio a mediados de octubre.
La función del contenedor es proteger al satélite de posibles vibraciones o impactos que pueda sufrir como consecuencia de las condiciones de transporte y almacenamiento. 
Además, regula los valores de temperatura y humedad para proveer un ambiente apto para conservar el satélite. 
Para cumplir con estas funciones, el contenedor cuenta con instrumentación interna y externa que registra los valores ambientales.
El contenedor está compuesto por tres partes: una cubierta para aislar y regular las condiciones en su interior, un soporte suspendido donde se ubica el satélite totalmente integrado y una base que posee un sistema de resortes para aislar las vibraciones durante el transporte. 
Una vez que el satélite está ubicado en el interior, la única conexión del contenedor con el exterior se produce a través de un filtro de aire, que nivela los cambios de presión durante el vuelo. 
Por otra parte, un equipo de aire acondicionado frío-calor mantiene la temperatura interior en condiciones óptimas para el satélite durante la espera en tierra y los transportes terrestres.
Según Matías Bianchi, presidente de ARSAT: “
La decisión estratégica de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de proteger las posiciones orbitales asignadas a la Argentina con satélites de telecomunicaciones producidos en el país nos ha permitido convertirnos en uno de los muy pocos del mundo capaces de hacerlo. 
Ya hemos sido reconocidos internacionalmente por eso: el ARSAT-1 recibió las mejores tasas de mercado que haya ofrecido el mercado de reaseguros internacional. 
La implementación de todo el proyecto satelital, nos deja un enorme potencial para hacer transferencia de tecnología, sobre todo en la región latinoamericana”.
De acuerdo a Héctor Otheguy, CE0 de INVAP “El ARSAT-1 es uno de los mayores desafíos del país en materia de desarrollo espacial y es posible gracias a las políticas de Estado y a más de 1.000.000 de horas de trabajo de personas de distintas empresas y organismos que participan en la misión, cuyo profesionalismo y espíritu de cooperación están marcando un hito en la historia de la ciencia y la tecnología en el país. 
El ARSAT-1 es un claro ejemplo de que en Argentina sabemos y podemos trabajar en equipo.”
El ARSAT-1 es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y fabricación de tres satélites propios  y su puesta en órbita y operación por la Argentina con el objeto de incrementar las capacidades de nuestro país en materia de telecomunicaciones, defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial.
El diseño de la huella del ARSAT-1, que concentra su potencia máxima sobre el territorio nacional –incluyendo las bases antárticas e Islas Malvinas– permitirá brindar conectividad de igual calidad a todas las regiones del país, enmarcándose así en las políticas públicas del Estado nacional para reducir la brecha digital.
ARSAT es la empresa de telecomunicaciones creada en 2006 por el Estado nacional para desarrollar el Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones. 
Desde 2010 es responsable también del desarrollo de la infraestructura y operación de otros importantes proyectos del Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios (que controla el 98% del capital accionario de ARSAT): la Red Federal de Fibra Óptica, la plataforma tecnológica del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre y el Centro Nacional de Datos. 
Además de especificar el satélite, ARSAT tuvo a cargo el seguimiento técnico de todo el proyecto, controlando tanto el diseño como los procesos utilizados y los ensayos medioambientales realizados por CEATSA. 
Para ello fue fundamental su experiencia en operación de satélites geoestacionarios que actualmente realiza sobre satélites alquilados, que serán reemplazados por el ARSAT-1.
INVAP es una sociedad del Estado de la Provincia de Río Negro dedicada al diseño y construcción de sistemas tecnológicos complejos, con una trayectoria de más de 35 años en el mercado nacional y de más de 25 en la escena internacional. 
Su misión es el desarrollo de tecnología de avanzada en diferentes campos de la industria, la ciencia y la investigación aplicada, creando “paquetes tecnológicos” de alto valor agregado tanto para satisfacer necesidades nacionales como para insertarse en mercados externos a través de la exportación. 
Sus principales actividades se centran en las áreas nuclear; aeroespacial; gobierno y defensa; industrial y energías alternativas; y sistemas médicos. INVAP estuvo a cargo  del diseño, la fabricación de componentes e  integración del ARSAT-1.
minplan

domingo, 27 de julio de 2014

Exitosa prueba de memorias del INTI en el satélite Tita


Con el lanzamiento del satélite argentino BugSat-1, ya están en el espacio las memorias electrónicas desarrolladas especialmente para afrontar condiciones adversas, como radiación, cambios abruptos de temperatura y presión. 
Su diseño es fruto del trabajo conjunto del INTI, la CNEA y el Conicet.
"Pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona", explicó Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB).

El proyecto “MeMOSat01” es un desarrollo interinstitucional que va a permitir evaluar el desempeño de memorias electrónicas no volátiles (capaces de conservan la información almacenada, son consumo de energía, durante cierto tiempo) en ambientes espaciales. 
Se trata de una placa electrónica desarrollada especialmente para probar el desempeño de las memorias, que a diferencia de las convencionales hechas de silicio, se construyen con óxido de metales de transición.

El desarrollo de este tipo especial de memorias surge a través de un trabajo conjunto realizado entre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Conicet y el INTI.


"Son memorias resistivas: dos placas de metal con un óxido entre medio, con propiedades de resistencia eléctrica que pueden guardar un bit de memoria. 
Una de las ventajas que tienen estos dispositivos es que son muy factibles de miniaturizar y poseen gran robustez, por eso se los está probando para aplicaciones satelitales.", explica el doctor Pablo Levy, investigador de la CNEA y uno de los responsables de este proyecto.

Dichas memorias fueron desarrolladas y probadas, a escala de laboratorio, en la sala limpia del Laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB). Lo que se busca es que puedan ser utilizadas en ambientes hostiles, soportar movimientos bruscos, golpes, radiación y cambios de temperatura y presión.

Si bien en estas pruebas los dispositivos demostraron soportar condiciones extremas, esta es la primera vez que serán utilizadas en el espacio. 
“El lanzamiento del microsatélite argentino, el BugSat-1 permitió poder enviar una placa de control electrónica con memorias basadas en esta tecnología al espacio” comentó el doctor Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio CMNB del INTI.


“Poder probar las MeMOSat en órbita es muy importante porque allí van a estar expuestas a ciclados térmicos y radiación”, explicó Golmar. 
El objetivo es comunicarse una vez por día con el satélite BugSat-1 para que envíe información sobre el funcionamiento de la placa y de las memorias. 
“Aunque el microsatélite se envió al espacio en junio, el trabajo final de investigación que estamos realizando es a tres años. 
Actualmente pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona”.

MeMOSat, únicas en su tipo

El BugSat-1, conocido comercialmente como “Tita”, en honor a la actriz Tita Merello, es el tercer satélite que la empresa Satellogic lanza al espacio, pero el primero de una nueva serie que ofrecerá servicios comerciales en el espacio, desde la toma de imágenes hasta la geolocalización, la transmisión de TV o la detección de parámetros ambientales.

Únicas en su tipo, las MeMOSat son memorias electrónicas desarrolladas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas. 

Fueron fabricadas a partir de estructuras metal-óxido-metal, lo cual les permite tener resistencia eléctrica en ambientes hostiles.

Con esta investigación, los realizadores podrán llegar a conclusiones sobre la conveniencia y factibilidad de utilizar estas memorias en el segmento de la electrónica de uso espacial.



viernes, 18 de julio de 2014

Dentro de dos semanas embarcarán al satélite ARSAT-1 rumbo a Guyana


Desde ese país será lanzado al espacio en octubre próximo, 
informó el ministerio de Planificación Federal. 
Es el primer satélite integramente diseñado y producido en la Argentina.
La semana próxima se realizará el cierre del contenedor que transportará el satélite ARSAT-1 hasta la Guayana, lugar de su lanzamiento. 
Este hecho constituye un hito porque será el último momento en que el satélite va a estar a la vista en la superficie terrestre.
El desarrollo del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, con su primer satélite íntegramente diseñado y producido en Argentina, Arsat 1; se encontrará listo para ser lanzado en octubre de este año. 
Además, dentro de dos semanas, se cargará el contenedor en un avión Antonov que lo trasladará desde Bariloche a la Guayana sin escalas.

El ARSAT-1 culminó con éxito todas las pruebas en el centro de ensayos montado especialmente en Bariloche (CEATSA) para el plan satelital y otros desarrollos de alta tecnología, supervisado por las empresas estatales Arsat e Invap, y está embalado, aguardando ser trasladado a fines de agosto a Kourou, en la Guayana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane 5 para ser puesto en órbita en la primera quincena de octubre.
 El ARSAT 1 es un satélite geoestacionario que ofrecerá una amplia variedad de servicios de telecomunicaciones como telefonía, televisión, internet, entre otros. 
Es el primero de telecomunicaciones fabricado en Argentina y con Centro de Facilidades de Ensayo (dos únicos centros en Suramérica). Argentina es el primer país sudamericano en fabricar satélites. 

El satélite ofrecerá un amplio rango de servicios de telecomunicaciones, transmisión de datos, telefonía y televisión principalmente a lo largo de ArgentinaChileUruguay y el Paraguay
De esta manera, la Argentina ingresó al club de siete países que desarrollan satélites en el mundo,que tendrá en órbita en un futuro cercano el primer aparato de telecomunicaciones de industria nacional, además es el único país latinoamericano y del hemisferio sur en desarrollar esta tecnología aeroespacial.




domingo, 6 de julio de 2014

Fueron exitosas las pruebas de los satélites ARSAT-1 y ARSAT-2



El Ministerio de Planificación informó que avanza satisfactoriamente el desarrollo del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, con sus dos primeros satélites íntegramente diseñados y producidos en Argentina, Arsat 1 y Arsat 2.

El ARSAT-1 se encuentra listo para ser lanzado en octubre mientras que al segundo comenzará con los ensayos en agosto para ser puesto en órbita a mediados de 2015, informó el ministerio de Planificación Federal.

El ARSAT-1 culminó con éxito todas las pruebas en el centro de ensayos montado especialmente en Bariloche (CEATSA) para el plan satelital y otros desarrollos de alta tecnología, supervisado por las empresas estatales Arsat e Invap, y está embalado, aguardando ser trasladado a fines de agosto a Kouru Kouru, en la Guayana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane 5 para ser puesto en órbita en la primera quincena de octubre.

En lo que respecta al Arsat 2, ya se acoplaron con éxito los módulos de servicio y comunicaciones del satélite geoestacionario, en un proceso denominado “mating”, que se llevó adelante en Bariloche, donde se está construyendo el satélite.

En agosto comenzarán los ensayos y su puesta en órbita se prevé para mediados de 2015.

Cabe destacar que El ARSAT 1 es un satélite geoestacionario que ofrecerá una amplia variedad de servicios de telecomunicaciones como telefonía, televisión, internet, entre otros.

Es el primer satélite de telecomunicaciones fabricado en Argentina y con Centro de Facilidades de Ensayo (dos únicos centros en Suramérica). Argentina es el primer país sudamericano en fabricar satélites.

El satélite ofrecerá un amplio rango de servicios de telecomunicaciones, transmisión de datos, telefonía y televisión principalmente a lo largo de Argentina, Chile, Uruguay y el Paraguay

ARSAT  2 brindará servicios de telecomunicaciones, que abarcan, televisión, telefonía, Internet y datos, con cobertura completa de Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, los demás países del corredor andino y Estados Unidos.



Será ubicado en nuestra posición orbital 81° oeste, asignado a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Cabe recordar que se viene cumpliendo en tiempo y forma con la planificación vigente, lo que permite consolidar el avance del proyecto para el lanzamiento del ARSAT  2  previsto para mediados de 2015, cuando el Arsat 1 ya se encuentre en órbita, siguiendo los lineamientos políticos trazados por el ex Presidente Néstor Kirchner, que continuó la Presidenta Cristina  Fernández de Kirchner y que lleva adelante el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

Este hito contribuye a reforzar la posición argentina en el ámbito comercial de las telecomunicaciones, así como en su condición de proveedor de sistemas satelitales complejos que se completa con el Arsat -3 que está proyectado para comenzar con su fabricación durante el año 2015.

De esta manera, la Argentina ingresó al club de siete países que desarrollan satélites en el mundo, que tendrá en órbita en un futuro cercano el primer aparato de telecomunicaciones de industria nacional, además es el único país latinoamericano y del hemisferio sur en desarrollar esta tecnología aeroespacia